Seleccionar página

Edificios “jóvenes” para descubrir en Barcelona

Cuando pensamos en el patrimonio arquitectónico de ciudades como Barcelona, nos vienen a la mente edificios como la Sagrada Familia o la Casa Batlló. No obstante, la ciudad condal esconde también inmuebles contemporáneos que son auténticas joyas del diseño o la arquitectura. Ahora, La Vanguardia se hace eco de una selección de edificios, realizada por TheCreativeNet, que no son conocidos por el gran público ni aparecen en las guías turísticas pero esconden auténticas maravillas en su interior. Éstos son algunos de ellos:

-. Viviendas de la calle Biscaia (1968-71)

Probablemente se trate de un edificio que pasa desapercibido para la mayoría de transeuntes, ya que su fachada no llama especialmente la atención. Sin embargo, lo mejor está en su interior. El vestíbulo de este inmueble de viviendas racionalistas es obra de Antoni de Moragas y combina con maestría diferentes materiales, como la cerámica y el hormigón con una estética muy setentera.

-. Can Mercader (1966-73)

Can Mercader era una fábrica de tejidos e hilaturas (Fabra i Coats) que daba trabajo a muchos vecinos de Badalona durante los años 40 y 50. No obstante, durante la crisis del textil, en los años 60 del siglo pasado, la empresa decidió trasladar la producción a la planta que tenía en el barrio de Sant Andreu de Barcelona. La fábrica se demolió y en el solar resultantes se alzaron dos bloques de viviendas que combinan hormigón y cerámica. Por fuera llaman la atención, pero lo más singular es su vestíbulo, una joya por descubrir.

-. Sala Beckett

La Sala Beckett, dedicada a la creación y experimentación teatral, se ubica en el edificio de la antigua cooeprativa Pau i Justícia del barrio barcelonés del Poblenou. Fue rehabilitado durante los años 2011 y 2016 y conserva buena parte de sus elementos originales, como mosaicos, cristaleras y suelos, entre otros.

-. Casa del Patio (1962-64)

Tal y como su nombre indica, la Casa Patio de Barcelona es un edificio en el que el elemento más destacado es su patio central (con fuente incluida). Se trata de un inmueble emblemático de los años 60, ya que significó una apuesta muy rompedora de los entonces jóvenes arquitectos Josep Martorell, Oriol Bohigas y David Mackay.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *