Seleccionar página

La Generalitat ¿Cómo es el palacio que todos quieren ocupar?

Las elecciones al Parlament de Catalunya de este jueves 21 de diciembre decidirán el próximo inquilino del Palau de la Generalitat. Pero ¿cómo es el palacio que tanto los candidatos unionistas como independentistas quieren ocupar? Descubrimos curiosidades del histórico edificio y de la residencia presidencial que se esconde entre sus muros.

Palacete Gótico en el centro de Barcelona

El Palau de la Generalitat, situado en el centro de la ciudad condal, es un palacete de estilo gótico que data del año 1400. Fue durante este año cuando los representantes de los tres brazos que componían las cortes (el eclesiástico, el de la nobleza y el del pueblo) compraron a un comerciante una casa para establecer su sede institucional. Este inmueble había formado parte durante años del barrio judío y había pasado por varias manos. Sin embargo, a partir de este momento es remodelado y ampliado gracias a la compra de varios edificios adyacentes. Durante el siglo XV se construye la fachada gótica de la calle del Bisbe, la capilla de Sant Jordi o la Galería Gótica, entre otros, todo bajo la dirección del maestro de casas Marc Safont.

Durante el Renacimiento el palacio crece por el lado de Poniente gracias a la ampliación realizada por Mateu Capdevila y, más tarde, hacia la parte norte en dirección a la calle del Bisbe. Es de esta época el famoso Pati dels Tarongers (patio de los naranjos), donde se realizan actualmente actos institucionales y recepciones, como por ejemplo, la que tiene lugar en la Diada de Sant Jordi.

Además, el palacio experimentaría varias modificaciones durante los primeros años del siglo XX, como la construcción del famoso puente neogótico de la calle del Bisbe, y más tarde, con la creación de la Sala Tàpies, que toma el nombre del mural realizado por el pintor Antoni Tàpies (ahora situado en el salón Dorado, donde se celebran las reuniones del gobierno).

Casa dels Canonges

Que el Palau de la Generalitat es un edificio con un gran bagaje histórico no es ningún secreto, pero lo que muchos quizás no saben es que entre sus muros se esconde una residencia para el presidente catalán y su familia. Se trata de la Casa dels Canonges, un edificio construido entre los siglos XIII y XIV y situado en la calle del Bisbe. De hecho, el famoso puente que cruza esta vía une la casa con el palacio de la Generalitat.

El puente no es, como muchos piensan, una muestra del gótico tardío, sino una construcción de los años 20 del siglo XX (data de 1928), que se realizó en el marco de una restauración con motivo de la Gran Exposición Universal de Barcelona de 1929.

Poco después de estas obras, Francesc Macià escogió la Casa dels Canonges como residencia oficial y sería en este edificio donde moriría en 1933.

A pesar de que la Casa dels Canonges cuenta con todo lo necesario para alojar al President y a su familia, desde que finalizara el mandato de Josep Tarradellas en 1980 ningún otro presidente se ha alojado en el inmueble salvo para pasar algunas noches cuando se alargan las reuniones en palacio.

Jordi Pujol vivió siempre en su piso de la calle General Mitre (en la zona alta de Barcelona) y sus sucesores, José Montilla, Pascual Maragall, Artur Mas y Carles Puigdemont también rehusaron usar la casa como residencia privada. Sin embargo, éste úlitmo llegó a instalarse temporalmente.

Habrá que ver qué hará el próximo presidente de la Generalitat salido de las urnas el día 21 de diciembre.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *