Seleccionar página

Viviendas con estrella: las casas de los chefs Michelin

La Guía Michelin repartió ayer en Tenerife una lluvia de estrellas entre los restauradores más destacados del panorama nacional. Chefs de prestigio que forman parte de la élite culinaria de nuestro país, como Jordi Cruz o Ángel León, los dos únicos en recibir tres estrellas en esta edición. Pero ¿dónde viven estos chefs? ¿Qué zonas escogen para vivir y para invertir en ladrillo? Repasamos algunas de sus propiedades inmobiliarias.

-. Jordi Cruz:

El chef barcelonés saltó a las páginas de sociedad hace unos meses cuando se publicó que había comprado, junto con su pareja, un palacete de tres millones de euros en una de las calles más exclusivas de Barcelona, la avenida Tibidabo. La casa, de 800 metros cuadrados, es una antigua construcción señorial que data de 1940 y se sitúa en el distrito de Sarrià- Sant Gervasi, el más caro de la ciudad condal, donde el metro cuadrado supera los 3.500 euros, según cifras de Nuroa. Se da la circunstancia de que en la misma calle se encuentra ÀbAc, el restaurante por el que Cruz recibió ayer su tercera estrella Michelin.

-. Hermanos Torres

Sergio y Javier Torres, que ayer recibieron su segunda estrella Michelin, descubrieron su amor por la cocina en los fogones de su abuela Catalina, quien los llamaba cariñosamente “mis dos cielos”, nombre que han puesto a sus restaurantes (Dos Cielos Barcelona y Dos Cielos Madrid). Ahora, años después, los chefs  han convertido la antigua casa de su abuela en Barcelona, donde también viven, en un centro de iniciativas relacionadas con el mundo de la cocina. La casa, donde ambos pasaron su infancia, está situada en una privilegiada ubicación y se sitúa justo enfrente del Parc Güell, en el distrito de Gràcia, uno de los más caros de la ciudad debido, en parte, al fenómeno de la gentrificación. En esta casa familiar han creado Ilusión, que definen como “oficina y laboratorio de ideas gastronómicas” y cuya particularidad reside en el hecho de entrar por la cocina.

-. Albert Adrià

El hermano de Ferràn Adrià se ha hecho un nombre por si mismo en el sector de la cocina a nivel mundial.  Regenta El Barri, un conglomerado de siete restaurantes en Barcelona, la mayoría de ellos en la zona del Paral·lel, que suman 4 estrellas Michelin. La última de estas distinciones la recibió ayer para su nuevo restaurante, Enigma. El cocinero vivió durante ocho años en esta zona de la capital catalana y, actualmente, la recorre a diario para ir de un restaurante a otro (calcula que realiza ocho kilómetros diarios sumando estos desplazamientos). De hecho, algunos sectores vecinales le han señalado como uno de los causantes del aumento de precios del barrio y de la especulación inmobiliaria en la zona. Sin embargo, Adrià y su mujer, Sílvia Fernández, viven en El Raval, otro barrio con los precios al alza, donde el metro cuadrado supera ya los 3.000 euros.

El llamado “Chef del Mar” por su amor por los productos marinos, vive en el Puerto de Santa María (en Cádiz). Andalucía es su tierra natal y el chef tiene muy claro que no quiere abandonar el sur. Así lo expresó en un tweet en 2014, cuando escribió “Este año no me saca de aquí ni la necesidad”. También en el sur se sitúa un polémico piso que puso a la palestra de la actualidad al chef gaditano a mediados de este año. La vivienda, con 22 camas, alberga a los becarios (o stagiers en el argot culinario) de sus restaurantes. Se trata de un piso de alquiler, situado en el mismo Puerto de Santa María, por el que el restaurante paga 550 euros mensuales. Un precio inferior a lo habitual en esta zona, donde los alquileres rondan los 900 y los 1.500 euros.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *